"Nocturnia" en el Jardín Botánico de Gijón

Durante el verano Gijón goza de un clima envidiable que no solo gusta a las personas, también parece encantarles a las aves rapaces, especialmente por la noche cuando refresca y por eso el Jardín Botánico de la ciudad es nuevamente el escenario elegido para una nueva edición del espectáculo "Nocturnia".


Es ya el cuarto año que se realiza este espectáculo, siempre con un gran éxito ya que las entradas para este año se empezaron a vender masivamente nada más ponerse a la venta. En muchos casos, las personas que ya han ido en otras ediciones han repetido ya que aseguran que cada año es totalmente diferente y siempre sorprende.


Además de ser un espectáculo festivo, "Nocturnia" trata de concienciar a la gente sobre la importancia que las aves rapaces tienen para nuestro planeta, siendo importantes reguladores terrestres. Los organizadores están convencidos de que es mediante este contacto directo como más fácilmente la gente empatiza con estos animales, a los que a menudo no conoce más que por documentales de la televisión.


Este contacto ayuda a que la gente entienda cómo viven estas aves, su papel en el medio ambiente y sus necesidades. Además, los organizadores de este espectáculo tienen una especial forma de ver las cosas, muy diferente de la de otros espectáculos con animales.


"Las aves no están obligadas, el día que se cansen se irán, porque esta es una asociación que hemos formado con ellas y el día que deje de funcionar se marcharán, no nos necesitan" Declaró uno de los organizadores ante la pregunta de un periodista que quería conocer las condiciones de vida de las aves.


Para explicar su método, esta fue la respuesta: "Hay que tratarlas con estimulaciones positivas donde no tienen cabida los castigos; jamás hay que obligarles a volar de cierta manera, sí persuadirlas para que quieran, pero el vuelo debe ser voluntario siempre".


Este año "Nocturnia" ya ha cerrado sus puertas, pero para el año que viene hay muchas posibilidades de que se repita la experiencia, así que si vas a pasar por Gijón y te gustan las aves rapaces, deberías de pensar en reservar entradas para poder disfrutar de este espectáculo.


Por si te lo preguntas, los niños no solo tienen permitida la entrada, sino que son muy bien recibidos ya que es en ellos en quienes se pretende sembrar la semilla del amor y el respeto por las aves rapaces.


Aves que regresan a la naturaleza

Hay noticias que nos ponen de muy buen humor y que nos hacen sentir ilusión por saber que todavía hay personas que dedican tiempo y esfuerzo en conseguir que los animales, especialmente las aves rapaces que son las que nos ocupan en este caso, tenga una oportunidad más.


A menudo, estos lugares son criticados por tener animales viviendo en cautividad y se nos olvida que también cumplen una gran labor social. Por un lado, sirven de refugio para animales salvajes que han sido criados en cautividad y han sido arrebatados a sus dueños por un mal cuidado, como es el caso de animales que provienen de los circos.


Por otro lado, también se encargan de curar y de hacer regresar a la naturaleza a muchas aves rapaces que llegan a sus instalaciones heridas y que allí se encargan de que se recuperen. Si pueden volver a ser libres, se las suelta de nuevo y si no es posible, tendrán un lugar donde vivir dignamente.


Un ejemplo lo tenemos en el zoológico "El Bosque", en Oviedo, que lleva a cabo una importante labor de conservación de aves rapaces propias de la zona. La buena noticia ha sido que el pasado mes ha podido poner en libertad a varias de estas aves, concretamente un cárabo, un mochuelo, un autillo y dos águilas que han sido criadas por una pareja de búhos del zoo y que, tras crecer y poder valerse por sí mismos, pueden ser soltadas para vivir libres.


Estos animales podrán surcar los cielos de Asturias y, si tienen suerte, encontrar una pareja y reproducirse, ayudando de este modo a aumentar la población de aves rapaces del principado. Tendrán, en definitiva, una vida en libertad como cualquier otra ave de su especie tras haberse salvado de morir siendo tan solo polluelos.


Los voluntarios del zoo, que fueron los que se encargaron de sacar adelante a estas aves, reconocieron que el momento de ponerlas en libertad ha sido muy especial para todos ellos y ha supuesto el colofón de un trabajo exitoso que ha terminado, al menos en esta ocasión, de la mejor manera.


Las aves que no tienen tanta suerte como estas, pueden quedarse a vivir en el zoo o son llevadas a otros zoos donde pueden llevar una vida tranquila y relajada puesto que su supervivencia en libertad no hubiera sido posible por diferentes causas.

Imagen: Pablo Lorenzana


El águila real amenazada en Noruega

Con frecuencia, cuando queremos poner un ejemplo de países avanzados en cualquier aspecto, recurrimos al ejemplo de los países nórdicos. Aunque hay algunos aspectos en los que nos pueden llevar clara ventaja, en otros quizás estemos cayendo en una idea idealizada, considerando esta cultura como la más avanzada en todos los terrenos, algo que ni de lejos es cierto.


Por poner un ejemplo, Noruega es uno de los países más machistas de Europa y eso a pesar de que tienen las leyes más avanzadas en lo que se refiere a permisos de embarazo y protección laboral de la madre.


Otro ejemplo de sus contradicciones lo encontramos en el mundo animal. Por un lado, Noruega es el primer país en poner en marca una unidad de policía para defender los derechos de los animales y tiene leyes muy duras contra el maltrato animal. Por otra, estos días su parlamento debate sobre la posibilidad de reducir la cantidad de águilas reales que hay en el país.


Y para ello, se baraja incluso llevar a cabo campañas de eliminación de ejemplares o de sus huevos. Algo impensable en otros lugares de Europa.


¿Por qué declaran la guerra al águila real?


El caso del águila real se podría comparar al del lobo en algunas zonas de España. A esta ave se la culpa de atacar el ganado y de ser la causante de la muerte de animales. Esto causa graves pérdidas económicas a los ganaderos que son los que piden que la población de águilas sea reducida.


Los defensores de las aves ya han atacado esta iniciativa, afirmando que hay muchos estudios en los que puede verse que no hay una relación entre la mayor o menor población de águilas y el número de ataques a las reses. De hecho se ha pedido la colaboración internacional recogiendo firmas que pidan que la ley no sea aprobada.


La Agencia de Medio Ambiente de Noruega también ha mostrado su oposición a esta ley que debilitaría la protección de la que goza el águila, dado que no consideran que este pájaro sea un verdadero peligro para la ganadería tal como afirman los propietarios de reses.


Esperemos que no ocurra en Noruega lo que ha pasado con el lobo en España y que acaben convirtiendo al águila en un animal en peligro de extinción en su país, cuando ahora es común verla surcar los fríos cielos nórdicos.

Una de cal y una de arena en el mundo de las aves rapaces

En algunas ocasiones parece que damos un pasito adelante y dos pasitos atrás, como dice la famosa canción, en el arduo trabajo de concienciar a la gente sobre la importancia de las aves rapaces y de su papel en nuestro ecosistema.


Un ejemplo lo tenemos en las noticias que han salido en prensa en los últimos días y en las que podemos ver tanto el trabajo que se está llevando a cabo para repoblar algunos lugares en los que tradicionalmente vivían diferentes especies de rapaces y que, normalmente por la influencia del hombre, desaparecieron casi por completo.


Por otro lado, seguimos viendo algunos ejemplos de la poca conciencia que hay por parte de ciertas personas que continúan contribuyendo al comercio ilegal de estos pájaros ya sean vivos o muertos.


Proyecto Life


El proyecto Life es un proyecto de repoblación de aves rapaces financiado por la Comunidad Europea y que cuenta con una dotación de tres millones y medio de Euros. Este proyecto, en el que se trabaja en común con Portugal, tiene lugar en la zona fronteriza del río Duero, en Arribes.


Durante los próximos cuatro años se van a llevar a cabo campañas orientadas a aumentar el número de alimoches, buitre negro o milano real entre otras aves. Esta campaña se lleva a cabo trabajando en dos campos:


-Repoblando con aves que prácticamente han desaparecido en la zona y asegurándose el éxito reproductor, protegiendo todavía más sus nidos y a los polluelos.


-Trabajando para evitar la mortalidad de las que todavía quedan, poniendo especial importancia en los cableados eléctricos que cada año se cobran las vidas de muchas aves no solo en esta zona, sino en todo el mundo.


El Proyecto Life es el único proyecto financiero europeo dedicado en exclusiva al medio ambiente.


Aves disecadas


Por otra parte hemos podido leer como en un comercio de Alicante se han incautado dos aves rapaces disecadas que habían sido colocadas como elementos decorativos. Además del mal gusto que el dueño del local ha demostrado tener, al exponer a unos animales que no solo están muertos sino que seguramente han sido cazados de modo ilegal, los hechos son constitutivos de delito.


En España no está permitido cazar ni tener aves rapaces por lo que en ningún caso se puede comercializar con ellas, ya sea vivas o disecadas como era este caso.

Implicar a los escolares con las aves rapaces

Una de las mejores maneras de que los niños entiendan la importancia del cuidado de la naturaleza y de la biodiversidad de especies es inculcándoselo desde niños. Es importante que entiendan todos los peligros que entraña para el medio ambiente y consecuentemente para el hombre, la destrucción del hábitat natural de algunas especies.

 


Y es importante que entiendan que eso no es algo que ocurra solamente en lugares lejanos, como en el polo con los osos blancos, sino que está ocurriendo también al lado de su casa. Las aves rapaces son un estupendo ejemplo de animales que hace pocos años abundaban en nuestra península y que hoy están en muchos casos al borde de la extinción.

 


También es importante que entiendan que la acción del hombre, que es en muchos casos responsable de que estos animales desaparezcan, también puede serlo de que muchos tengan una segunda oportunidad o de que se repueblen zonas con especies que ya no había.

 


Un buen ejemplo de esto son actividades como la que ha llevado a cabo varios colegios de Villanueva de la Cañada, cuyos alumnos han participado en la puesta en libertad de cinco aves rapaces en la zona del Arroyo de Pedro Elvira para conmemorar el Día del Medioambiente.

 


Además de tres cernícalos y un ratonero, los niños pudieron ver como se dejaba en libertad a un águila culebrera, ejemplar considerado de interés especial en el Catálogo regional de especies de fauna y flora silvestres. Este animal había sido encontrado en mal estado, con síntomas de desnutrición. Tras conseguir recuperarlo, se volvió a dejar en libertad al considerar que ya podía volver a defenderse por sí mismo.

 


Además de conocer un poco más sobre las aves rapaces y los procesos que se llevan a cabo para recuperar a estos pájaros, los alumnos colaboraron en la plantación de unos quinientos ejemplares de árboles propios de la zona.

 


Este tipo de actividades ayudan no solo a que los niños conozcan mejor este tipo de aves, sobre las que recaen todo tipo de leyendas negras, sino también a que entiendan que en la naturaleza todo está conectado y que plantas y animales forman un entramado en el que, si un elemento falla, pueden acabar perjudicados muchos otros.

 


Entre ellos nosotros, los humanos, que también formamos parte de nuestro entorno natural y dependemos del mismo en gran medida aunque no lo percibamos así.

 


Imagen perteneciente a clavelocal.com

¿Eres un ave rapaz y buscas trabajo?

Cada vez hay más puestos de trabajo disponibles para un ave rapaz trabajadora y dispuesta a ganarse el pan (o la carne) ejerciendo sus dotes innatos para espantar a otras aves. Y los expertos en entrenamiento de aves rapaces están de suerte, ya que ellos serán los que realmente firmen estos contratos.


El último trabajo aparecido en prensa es en Galicia y se busca contratar a un entrenador que tenga disponibles a cuatro aves rapaces, dos titulares de los puestos y dos en reserva, para la labor de espantar a las gaviotas en el vertedero de Sogama en Cerceda.


Las aves rapaces han demostrado ser muy efectivas y profesionales ejerciendo esta labor en otros vertederos y por eso se ha pensado en volver a recurrir a ellas para tratar de dar solución a un problema cada vez más grave.


Las gaviotas son aves que se alimentan prácticamente de cualquier resto y que son capaces de desplazarse muchos kilómetros mar adentro buscando este tipo de depósitos de residuos que para ellas constituyen una gran fuente de alimentos.


A causa de esto, en lugares en los que jamás se habría pensado ver a esta ave está comenzando a hacerse incluso normal divisarla. Incluso se han visto en vertederos cercanos a la ciudad de Madrid en pleno corazón de la península.


En el interior de Cataluña también es frecuente verlas y causan problemas al acudir a refrescarse a lagos de aguas tratadas para consumo humano. Aunque es habitual que a estas aguas acudan aves a lavarse y beber, el problema con las gaviotas es que llegan en cantidades tan elevadas que ponen en riesgo la salubridad de las aguas.


También ocurre que a menudo acaban haciendo que otros pájaros que sí deberían de estar en la zona, se vayan al sentirse amenazados. Esto puede causar cambios en el ecosistema o desplazar a especies autóctonas de la zona.


A esto se suma que acuden a los pueblos cercanos a los vertederos causando problemas de ruidos y de deterioro del mobiliario urbano y del patrimonio, especialmente con sus heces que son muy corrosivas.


Las aves rapaces son una manera muy ecológica de controlar a estos pájaros ya que los asustan, pero no les hacen ningún daño. Una vez que las gaviotas empiezan a notar que se trata de un ambiente hostil para ellas lo habitual es que muchas acaben por marcharse reduciéndose así la gran cantidad de ellas que hay en vertederos concretos.

Inicio← Publicaciones mas antiguas